documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

martes, 17 de enero de 2017

2 fragmentos de GOETHICA de JOSÉ CABRERA MARTOS



CHECK POINT EN RAMALLAH, GAZA ¿O BERLÍN?
La historia revelada continúa…
en distintos fragmentos temporales
y ubicaciones convergentes.


The show must go on
The wall, Pink Floyd


Acuérdate, oh Señor, de lo que nos ha sucedido: mira y considera nuestra ignominia. Nuestra heredad ha pasado a manos de extranjeros, en poder de extraños se hallan nuestras casas.
Lamentaciones, 5, Jeremías


I
Narrador:
Y la Esperanza tomó por bandera aquel inocente perfil acrobático
cuando ha borrado mi snombrae el sol y me agoto en volar y no amanece, un oasis
abre el ingenio:
Hay un muro –no importa su longitud o su altura-, un aviso
de las ausencias, Pira, mora o carmín de manTis besada por bistu-
ri
-cardo
m
Perfil:
anso león, estrellado de espino, lábil libélula, acerbo etc.
Quién soy yo fuera del bro-chazo en el muro sedante ¿un paso vacilante en noria
a
Narrador:
ntes del suelo?
El rostro que aquí ves, viento al cabello, elevándose estático
ángel ingenuo de esfera de helio, inerme, de pie diminuto, simpático,
y de puntillas mirando cielo en los ojos, aspira a sobrepasar sol, hoz, áspid
láudano: Muro.
Y nadie lo alcanza. Ni esa palmera de flor en racimo
último, apunte en distinta orilla mañana,
no.
Pero… Ella, imposible chispazo
de mariposa o jilguero se eleva. Y todos la ven o la sueñan, corbeta con
s
Soñador:
ólo la ayuda del aire, yedra de luz y de viento
Asciende lenta mi pródiga
hija de toda esperanza, mi aulaga, oculta lo frágil, David el dogmático
álzase en sombras extensas y tú, ya levedad… de füentes, ya acuático
p
Narrador:
ájaro o risa...
Hacia arriba. Grito hacia arriba y espira blando el azul como frágil.
Pero se encuentra quiëta, grisácea, únicamente lacada en el muro macizo.
¡Lástima grande que fuera
tanta esperanza
sólo un graffito en el campo
de la batalla
filmado!
II


Opio o epílogo bajo libélulas mecanizadas y acero automático:
Incertidumbre sería nuestra palabra, Dominio la de los hombres de Onán sin
Isla que flota en la nada, la Angustia, para los restos que agrupan lo ardido
en esta historia de trémulos lirios, de tenue violín bajo el halcón y el milano.
***
Cae el telón. Pero el show no declina y
gira y
contráese y
resiste y




                                                                 ***



COMBATE.
FRANKENSTEIN O EL HORRENDO HUÉSPED
(Última carta de Robert Walton al Secretario General de las ¿Naciones Unidas?)


Lo había deseado con tal ardor que excedía a cualquier sentimiento imaginable; pero ahora que lo había terminado, la belleza del sueño se desvaneció y un horror y repugnancia invadieron mi corazón.
Frankenstein, Mary Wollstonecraft Shelley


Supe el error, fui Magnánimo tarde, aunque nunca es demasiado pronto –casi resulta ofensivo citar a Novalis- para cantar: Tú eres la muerte y tú sólo nos salvas.
Anteriormente, el nacido, fue alimentado en el odio por décadas, fue financiado en silencio y blindado su corazón por la estrella Única, hexágona a veces, otras cruzaban sus órbitas media centena entre el Tigris y el Éufrates, mégano oía, ahí: Hiena… Y amó amanecer con el puño de corazones cerrado…
(Falta el final de la carta)


Así, Ban Ki Moon
fue hacia los hielos del norte faltaba el
fin de la historia.
Nada Hubo.
Al volar gris
de una paloma en ocaso,
supo el error, como blanco de halcones,
años más tarde
¿Cuál de los dos era el monstruo maldito?
Supo el horror, por entonces,
para escribir el final[de esa carta]
y remitirlo al diablo:


Ven a por mí, porque vivo sin tiempo. Nadie me espera, ni nada me acopia. Bajo la noche sin nubes, somos iguales que estrellas y luna: Siervos del Sol, sin imagen ni humo.
21 de Enero de 2009



José Cabrera Martos. Goethica. Point de Lunettes, 2009.
Fotografía de Masao Yamamoto

lunes, 16 de enero de 2017

2 poemas de LA LECTURA ES UN PROCESO DE ENVEJECIMIENTO de DANI JIMÉNEZ



deus ex chapuza

ya no disparáis a los relojes,
¿por qué no disparáis?
ya no nos borráis del mapa de las voces
rotas de mandar.
ya no ardéis igual. en las hogueras
el humo huele mal,
ya no nos cortáis las cabelleras,
¿por qué no os animáis?
a buenas horas preguntas…
ya nos permitís todos los disparates
habidos y por haber.
a buenas horas, preguntas…



el último

por encima de su debilidad,
nada personal.
no merecía más premios,
no se enteraba de nada.
como muerto vivía,
como vivo se mataba.
el único superviviente del último accidente
preguntaba dónde estaba
el resto de la gente.
nos contaba uno a uno.
como muerto vivía,
como vivo se mataba.
como tuerto miraba,
como ciego se rendía.


Dani Jiménez. La lectura es un proceso de envejecimiento. Canciones (2005-2016). Reflector Libros, 2016

domingo, 15 de enero de 2017

2 poemas de DONKER de ALBERTINA CASTAÑO



En el paraíso

Hoy he estado en el paraíso, he odiado a
sus habitantes. Les he deseado el exilio y
lenguajes extraños, porque puedo imaginar
el futuro en sus ojos claros, mientras que yo
sólo tengo presente, oscuro, como mis ojos.
Aún me queda algo de luz para ver que ellos
no mueven los hilos, sólo les ha tocado la
lotería.
Ahora me miras con tus ojos claros, claros
como tu futuro, ya no te odio, pero he
recorrido muchos kilómetros hasta llegar
a este trozo de césped, he gastado muchas
horas para aprender tu idioma, he trabajado
tanto, tanto, tanto que ahora estoy cansada,
no pienso moverme ni un centímetro, no voy
a balbucear ni una de tus palabras, y así
vamos a quedarnos, en el mismo país, en
diferentes mundos.




La máquina (2)

Tubos, más tubos de
intrincados diseños, palabras,
más palabras de difícil
comprensión, aprendices
de psicólogo y chamanes
que sueltan porquería
contaminando vidas.

Tuya es la culpa de tu
pobreza, de tu frustración, de
tu miedo, tuya es la culpa si
no te sientas en un despacho
tocando música de teclado,
si no logras introducirte toda
enterita en una talla 36, sin
arruguitas ni explosiones
atómicas, si no puedes, tuya
es la culpa.

Porque no piensas bien,
porque no enfocas tu atención
en lo
realmente
importante:
alcanzar la
felicidad con
superconexión a
internet y todos sus
accesorios.

Pero no te enfades, no
reniegues, no se te ocurra
culpar a la máquina.

De toda esta producción
en cadena algunos
pececitos escapan.


Albertina Castaño. Donker. Reflector Libros, 2016

sábado, 14 de enero de 2017

ALIENÍGENAS ADULTOS






Sois pequeños demonios


caprichosos y nacidos


para ocupar una tierra


ya verde con agua ya azul.


Todo lo fácil se os cedió


y no tuvisteis, ni siquiera


que aprender a respirar azufre.


No sabéis ni imagináis


el sacrificio de transformar


la atmósfera de un planeta.


Sólo estáis y da igual


que os estéis matando así.






Seguís durmiendo, seguís


derramando la sangre


de vuestros iguales


y sorbiendo la vida


de los pechos de vuestra madre.


Empujados a la barbarie


como adolescentes rabiosos,


violáis a vuestras mujeres


y ardéis en una pira terrible


de vicio sin placer.






Mientras tanto, nosotros,


que os regalamos el hueco


en la cadena trófica


y dioses a vuestra altura


para haceros sentir seguros,


seguiremos llenando los campos


de figuras geométricas


humanamente imposibles


que os recuerden nuestra presencia,


que os estamos vigilando


que ya hemos pasado por eso.


Mandaremos todos los mesías


autoritarios, progresistas,


mafiosos o revolucionarios


Para enseñaros a trascender


a derribar las construcciones


sociales y mentales.


Que os sintáis lo suficientemente


pequeños e insignificantes


para romper la realidad,


reelaborar el discurso,


ceñiros la vida a la cintura.






Quizás algún día podáis


amaros los unos a los otros


de todas las formas posibles.


Es lo que todo hermano mayor


querría para su hermano pequeño


aunque no fuera muy listo.














Rocío Bueno Pérez. En Alienígenas (antología). Ed. Cangrejo pistolero, 2016

Fotografía de Maso Yamamoto



Esta Antología puedes conseguirla en cualquier Librería de España

y en www.latabernadellibro.es rellenando el formulario de contacto


(PVP 10 Euros, pago por transferencia/ PAYPAL envio gratis a toda España)

viernes, 13 de enero de 2017

6 poemas de DIEZ AÑOS DE SOL Y EDAD de BEGOÑA ABAD







"Aunque tú y yo nunca, tú y yo siempre…"





Qué grande mi amor

porque no te necesito y lo sé.

Porque no cambiaría nada por ti

ni quiero que tú cambies por nada.

Porque podría no volver a ver tus ojos

ni siquiera a saber nada más de ti.

Incluso podría borrarte la vida de mi memoria

(¡Dios no lo quiera!)

pero lo hecho, hecho está.

Qué suceso prodigioso amarte de esta manera

y que se abran los días sólo por eso.




DESOBEDECER



Desobedecer con la terca humildad

del que no tiene argumento intelectual que lo defienda

pero tiene el sentido primitivo de lo justo.

Desobedecía, así, desde niña

cuando no creía que los padres tuvieran siempre razón,

ni que las sotanas fueran palabra de Dios.

Desobedecía cuando me hablaban de la verdad mintiendo,

cuando predicaban pero no daban trigo

y cuando me decían que obedecer era amar

pero yo ya intuía que amar era otra cosa

que agachar la cabeza para esperar el golpe.

Cuando escuchaba mi nombre

nunca dije “servidora”.




***



¿Qué hiciste en tu vida?



Caer y levantarme.

Aprender a curar rodillas magulladas.

Echar remiendos en los desgarros.

Inventar menús para los que tenían hambre.

Caer y levantarme.

Escuchar los gritos silenciosos del miedo.

Hacer hueco para que cupieran todos.

Sumar y multiplicar la alegría de diario.

Restar y dividir la angustia y la tristura.

Abrir puertas.

Caer y mirar desde ahí.

Caer y levantarme.




***



La perversión consiste

en convencernos

de que la bondad

equivale a la estupidez.




***


Leo un artículo sobre la anarquía y me parece un poema de AMOR…



***

Sin yo saberlo, ni saberlo tú,

porque, en fin, nada sabemos,

resulta que estamos hechos

de la misma, exacta, luminaria

y yo aprendo a encenderme

cuanto más te dejo encenderte a ti.

Pudiera ser que ambos

sólo fuéramos el reflejo de la luz del otro.





Begoña Abad. Diez años de sol y edad (antología 2006-2016). Ed. Pregunta, 2016
Fotografía de Juan Sánchez Amorós

jueves, 12 de enero de 2017

SOLILOQUIO DEL MARCIANO ENAMORADO




Yo vengo del planeta triquitrán, ahora mismito acabo de aterrizar, estoy buscando un sitio para aparcar pero esto es horroroso
déjate de tonterías que los extraterrestres no existen
CHIRIGOTA: LOS TITI DE CAI
Vente conmigo a Saturno este fin de semana
JUAN CARLOS ARAGÓN


Quiéreme, serrana, detrás de Orión.
Ay qué dirían si supieran.
Son los planetas fuertes cascabeles
y encierran tintineos dispares
como vuestros idiomas. Dime otra vez
cómo se dice para siempre en Islandia
cuando una boca espanta el rayo boreal.
Háblame francés básico,
las tres frases que los novios memorizan
por los Campos de Marte, justo antes
de subir a las altas torres y largar
la perorata gris de los amantes

veux-tu m'épouser
je t’aime mon amour
me pidieron la mano en París y llovía

sois tan tiernos y os sudan las manos en momentos así.

Desde siempre admiramos vuestros ojos,
son pocos y de colores, como Fobos y Deimos,
la fascinación vence a la función;
por eso os enamoráis,
por eso seréis invadidos
y borrados de la historia,
por vuestros hermosos ojos.
Porque hay quien reza el Kadish en Bagdad,
Porque otros gritan nuestras frentes se inclinarían bajo el yugo
y la historia cambia,
oh Marat, príncipe de las bañeras,
y la historia nunca cambia.

Por crear sinestesias y pirámides.
Por pensar que un violín era posible.

Ese desprecio por el pragmatismo
es un chiste sideral y una llamada a la sangre.
Y aquí estábamos, prestos para la aniquilación.
Era esta misma noche y apareciste
con el vestido azul, humana, oriunda,
sinécdoque de la Tierra. Tan tristemente tú.
Ay qué dirían si supieran,
niña de cascabeles,
gitanita de Andrómeda
de este amor extranjero que me hace cantar

y si me gusta la Tierra
es por culpa de tus besos,
vente conmigo a Saturno
ay este fin de semana,
sé de un hotel en su anillo
con balcón al universo,
universo más perverso
que los besos de tu cama

Mira en qué has convertido al Capitán Batty
de la Unidad Invasora 211,
una pena verde que va cantando en el espacio
las alegrías del Beni de Cádiz
y los cañones de Tchaikovsky.
El que venía a destruiros por vuestra torpe belleza
con un cuchillo de estrellas romas
y ahora vuelve a casa, castaño y triste,
-como tus ojos-
chocando en el bolsillo las llaves de Tannhäuser,
dispuesto para abrirte, serrana,
todas las cancelas del universo.


Iván Onia. En: Alienígenas (antología). Ed. Cangrejo pistolero, 2016
Fotografía de Yusuf Sevincli


Esta Antología puedes conseguirla en cualquier Librería de España
y en www.latabernadellibro.es rellenando el formulario de contacto 

(PVP 10 Euros, pago por transferencia/ PAYPAL envio gratis a toda España)



miércoles, 11 de enero de 2017

LLUVIA DE COMETAS





Sólo hay viaje de ida, sé dulce.




Antonio Orihuela. Esperar Sentado. Ed. La Baragaña, 2014 
Obra plástica de Matilde Granado Belvis