documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 19 de octubre de 2017

PALABRAS RAPTADAS II -fragmentos-



El médico y eclesiástico J. Townsend, que visita España entre 1786 y 1787 se queja en sus cartas de que “si se llevan las horas de ociosidad, se verá que no queda más de un tercio, y tal vez incluso más de un cuarto para el trabajo”. J. Manso, en su Estado de las fábricas, comercio, industria y agricultura en las montañas de Santander durante el siglo XVIII, hace hablar a nuestros propios ilustrados para corroborar las palabras del viajero inglés “de los trescientos sesenta y cinco días del año, apenas quedan ciento cuarenta útiles”. En Costumbres en común, es el historiador E. P. Thompson quien recoge otra práctica institucionalizada en toda Europa: El “San Lunes”, día de asueto que el cuerpo demandaba para recuperarse de los excesos del alcohol durante el fin de semana. “San Lunes era venerado casi universalmente dondequiera que existieran industrias de pequeña escala, domésticas y a domicilio; se observaba generalmente en las minas... en industrias fabriles y pesadas, declinando a partir del último tercio del siglo XIX”. García Balaña, en su texto Ordre industrial i transformació cultural a la Catalunya de mitjan segle XIX, nos recuerda hasta qué punto era odioso para los empresarios catalanes el absentismo laboral, la costumbre de alargar las fiestas dominicales los lunes y aún los martes siguientes, las continuas visitas a las tabernas durante la jornada laboral y el escaso espíritu ahorrador que demostraban los trabajadores. Ellos serán los que, desde la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, presionarán al Gobierno, hacia mediados del siglo XIX, para que se cierren estos espacios que ellos consideran focos de propaganda radical y antros de inmoralidad, especialmente cafés y tabernas por donde corre el ron y el aguardiente al compás de la guitarra y el cante flamenco, así como que se prohibiesen las diversiones y los espectáculos los días de trabajo, pues los trabajadores solían ausentarse del trabajo para acudir a tales actos o justificaban su ausencia del trabajo al día siguiente por haber acudido a tales celebraciones. Algunos llegarán a teorizar sobre la necesidad de llevar las industrias hasta lugares alejados de la ciudad, allí donde los trabajadores no tengan más horizonte que el trabajo, sin posibilidad de acudir a espectáculos o de gastarse el dinero en juergas, lo que ven incluso como una manera de poder rebajarles el salario porque allí no tendrán donde gastar. “Colocado en una aldea sin Ramblas, toros, cafés ni teatros, sus exigencias por fuerza han de disminuir. En los días festivos se divertirá como se hacía antiguamente en los juegos inocentes y baratos… y bailes públicos protegidos y vigilados por la Policía”. En las décadas finales del siglo XIX, la burguesía industrial catalana encontrará en el nacionalismo cultural, su Renaixença, un poderoso aliado para desprestigiar estos hábitos populares; fijando los tópicos, que perseguirán a los andaluces desde entonces como culpables de estas manifestaciones culturales, frente a los que ellos impulsarán la defensa de los cantes y bailes autóctonos catalanes que recrearán ajustados a su particular visión de clase.


Antonio Orihuela. Palabras raptadas. Ed. Amargord, 2014

miércoles, 18 de octubre de 2017

PALABRAS RAPTADAS I -fragmentos-



Y es que lo que llamamos nacionalidades en realidad no son más que Estados sin ejércitos. Lo descubrió Cataluña durante la Guerra de Sucesión, cuando ante las barbaridades que estaban cometiendo las tropas de Felipe IV estacionadas en Girona, los campesinos se alzan en armas, llegando a tomar Barcelona y asesinar al mismo Virrey, hechos que dan alas a las clases dirigentes catalanas para soñar con su independencia. Pero en estas circunstancias, buscar el apoyo de Francia sólo servirá para que otro Estado invada Cataluña y sus ejércitos cometan aún peores tropelías que las de las tropas castellanas.
En la misma medida, con la complicidad de los medias, los obreros pueden ser alentados a discriminarse en estas comunidades autónomas entre emigrantes y autóctonos; y además, junto con los del resto del país,  orientados a que acojan como suyos los valores de la burguesía nacionalista española o los valores de la burguesía nacionalista periférica. En ambos casos la intención es la misma, desactivar la lucha de clases. Para ello se puede inventar un partido, como el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, financiado a estos efectos con fondos reservados del Ministerio de Gobernación, una liga de fútbol, una tradición, un cante o una mara.

...//...

La situación aún se vuelve más compleja en Cataluña, donde la burguesía, una vez perdidas las últimas colonias españolas de ultramar que podían justificar su permanencia dentro del Estado español sobre los lucrativos negocios que el empresariado catalán sostenía con la isla, da lugar a un nacionalismo periférico que germinará alrededor de la Lliga.

El peligro que representa el partido de Cambó trata de ser neutralizado desde Madrid primero, con el tan sorprendente como secreto apoyo económico del Estado central al partido republicano radical del demagogo Alejandro Lerroux, especialista en encender a las masas con sus discursos anticlericales en los que las incita a quemar iglesias, violar monjas y degollar a los ricos. Cosa que finalmente logra, a su pesar, durante la Semana Trágica, pues lejos de reivindicar el que había sido su único proyecto político y situarse a la cabeza de la revuelta, Lerroux huye a Madrid a solicitar la protección del Estado. Cuando renazca de sus cenizas lo hará ya en las filas de la plutocracia política centralista que, al fin y al cabo, era la que siempre lo había sostenido.

Al mismo tiempo, el gobierno de Madrid se sitúa detrás de una oscura operación de  formación de grupos terroristas que se especializarán en atentar contra la vida y la hacienda de la burguesía catalana (Cambó incluido); llegando a hacer estallar más de dos mil bombas en las propiedades de los fabricantes afiliados o simpatizantes con la Lliga sin que la policía ponga mucho interés en esclarecer estos hechos  y, por último, infiltrando espías y agitadores en las filas anarquistas para incitar a estos a la desestabilización social y, de paso, justificar cuando convenga, la represión del movimiento obrero.

La suma de todos estas prácticas ponen a Cataluña y, especialmente al área de Barcelona, al borde de la explosión social en más de una ocasión en las primeras décadas del siglo XX, haciendo tambalear el espíritu nacionalista burgués hasta el punto de que, en 1923, es la Lliga quien se arroja en brazos de los militares españoles para que pongan fin a la grave situación que se vive en región. La burguesía nacionalista termina rindiéndose así a una realidad incontestable: No se pueden independizar de España mientras sea el Estado español el único que les asegure la propiedad de sus bienes frente a las masas proletarias catalanas.


Cuando Franco visite Barcelona, y de nuevo se repitan estas fotos acompañado del clero y la patronal catalana, lo hará aclamado en calidad de salvador; y el piropo no era en vano.



Antonio Orihuela. Palabras Raptadas. Ed. Amargord, 2014

DEMOCRACIA




UN MUNDO FELIZ

para Jorge Riechmann

Nuestros sueños no caben en sus urnas,
caben en un Smartphone.

Antonio Orihuela. Pelar cebolla. Ed. Amargord. 2017

lunes, 16 de octubre de 2017

LA IZQUIERDA AL FONDO A LA DERECHA



Quién quiere ser humano

cuando se puede ser consumidor.


Antonio Orihuela. Pelar cebolla. Ed. Amargord. 2017

domingo, 15 de octubre de 2017

I HAVE A NIGHTMARE




Uno mandaba,
nadie pensaba,
todos decían sí,
todos eran brutales,
todos eran creyentes,
todos eran estúpidos,
todos eran cómplices,
todos eran codiciosos,
todos caminaban en fila,
todos eran espectadores,
todos eran depredadores,
todos huían de la realidad,
todos tenían trabajos basura,
todos hacían turismo basura,
todos comían comida basura,
todos leían libros de autoayuda,
todos se declaraban irresponsables,
todos buscaban la máxima rentabilidad,
todos estaban localizados, conectados, disponibles,
todos eran ciudadanos ejemplares,
todos eran consumidores verdes,
todos eran virtuosos ecologistas,
todos querían aplastar cabezas,
todos se suicidaban en masa.


Antonio Orihuela. Pelar cebolla. Ed. Amargord, 2017

viernes, 13 de octubre de 2017

EL SERMÓN DE BILDERBERG



Bienaventurados los mansos televidentes,
los desdentados sentados a la mesa de la precariedad,
los que con la papeleta en la mano nunca dudan
y votan a quien el televisor les ha dicho que hay que votar.

Bienaventurados los que callan en la calle,
los que no hacen preguntas,
los que viven en un anuncio de publicidad.

Bienaventurados los que distinguen un terrorista de un economista,
los que nunca vieron una pelota de goma,
los que con los guantes puestos hablan de paz.

Bienaventurados los que conducen a doscientos,
los que arrasan la Tierra y previenen el cambio climático
construyendo campos de golf, para que esté todo más verde,
que la muerte nos coja en bañador.

Bienaventurados los reyes, los comisionistas,
políticos y banqueros terroristas,
los que miran en su asiento desde un piso 33,
los sedientos de tu bolsa y su 4%,
los que viven en el IBEX sin dolor y a todo tren.

Bienaventurados los bien cebados con chalets regalados,
los alcaldes engordados por mi amigo constructor,
los políticos adosados al mito de que ahora
al patrono explotador se le llama emprendedor.

Bienaventurados los que ríen en las revistas a color,
los que no tienen corazón, los todólogos tertulianos,
mercenarios y sicarios al servicio del mercado,
te convierten en tarado y te dicen, de rodillas,
yo cocino tu tortilla, te has quedado sin alternativas,
pues ya sabemos que con la izquierda todo nos irá peor.

Bienaventurados los presos de la fábrica de montaje,
la cadena perpetua, el salario fordista revisable,
los amordazados sin ley mordaza,
los demócratas, los patriotas, los tristes pelotas del santo capital.

Bienaventurado mi Iphon que me protegerá
de las grasas saturadas, de las patas de gallo,
de Kropotkin, de Kierkegaard, de Juvenal,
qué digo, de la próxima reforma laboral.

Bienaventurada la prima de riesgo, las centrales nucleares,
los episodios de fuga silenciados a raudales,
el rocío, las faldas de lunares,
el polvo, el camino peregrino
por la raya de farlopa, viva Europa,
que a Sevilla la corrupción la galopa
del político al rociero pasando por el pelota.

Bienaventuradas las mordidas, las corbatas bendecidas,
las mulatas, las chaquetas,
los equipos, sus camisetas, con letreros vanguardistas
promocionados por Estados terroristas,
porque aquí lo que sobra son pacifistas extremistas,
leyes y agujeros para que se den los baños
los ríos de los dineros
y en paraíso fiscal tome el sol el futbolero
y al trullo, por capullo, el titiritero.

Bienaventurada la mujer en la orgía capitalista,
las violaciones masivas, por activa y por pasiva,
la guerra que no entienden
los que viven pensando en diciembre,
pero participan
por la paga y por el humo,

yo de aquí ahora me esfumo, saturado, empalagado,
el consumo nos consume, nos encoje, nos destruye,
nos embarca en una sucia vida suicida,
triste, opaca, yo te digo, ven, escapa, huye.

Alegraos, regocijaos, saltad de gozo, están con vosotros
el Imperio del mercado y el fascismo de baja intensidad,
y de este modo os seguiremos adormeciendo, susurrando,
hasta el día del juicio final.

Antonio Orihuela. Pelar cebolla. Este. Amargord. 2017

miércoles, 11 de octubre de 2017

VIRUTAS -fragmentos-





Hay restaurantes en Galicia de cuyos techos cuelgan cabezas de animales.
Lástima que no sea una advertencia.


mm


Te cierran la puerta con candado y sólo sueñas con salir, abriendo boquetes, por donde sea. Pero de golpe las paredes se abaten como en un cubo de dibujos animados, y en medio de ese prado sin horizontes ya no sabes hacia dónde ir, pues todo es transitable y nada es camino.


mm


Arrancas tus raíces,
las volteas al cielo:
brota una flor.


mm


En Galicia no hay pirámide de poder,
hay trapecio.
En el altiplano las hienas se observan.


mm


Estoy tumbado en el parque de Bonaval. Llega un grupo de turistas.
Casi siempre, sin saberlo, somos paisaje.


mm


Recorta una página de tus electroencefalogramas,
duplícala en un lienzo a brochazos
y llámale infancia.


mm


Hay una verdad del instante, un chasquido, y hay una verdad mansa de más largo recorrido.


mm


La seducción es el principal mecanismo de producción de realidad.
Su materia prima es el misterio.


mm


El terreno que separa al culto del ignorante está sembrado de negaciones.
El terreno que separa al sabio del especialista está plagado de cuerpos.


mm


Detrás de cada idea
hay una sombra
que es su forma más auténtica.


mm


CHOIVA AMARELA
Mexan por nós
e estase quentiño.


mm


Arriba los trabajadores
(en el andamio).


mm


Los ancianos son el futuro.


mm


El ocho es el infinito en erección.


mm


Hai outra vida: perfecto para a suxeición feudal.
Non hai outra vida: perfecto para a circulación capitalista.
Un é estático: resiste, aguanta.
O outro é dinámico: móvete, queima as naves.


mm


O realismo está dentro da realidade
pero a realidade é pouco realista.


mm


Yo sólo me identifico con la policía.


mm


Aprender a quererse: saber decir no.
Aprender a querer: saber decir sí.


mm


O grande e elevado ten una presenza desmedida no noso imaxinario. As cousas non só pasan polo capitalismo, o determinismo cultural ou a evolución xenética. Na vida diaria predominan azares concretos, hábitos e dúbidas, intereses, sorpresas. Como son moitos e pequenos, non hai quen se atreva a lles meter o dente.


mm


La satisfacción es dañina para el sistema. Lo realmente útil es el motor del desconsuelo. La economía es el arte de crear reservas de avidez.





Marcos Lorenzo. Virutas.
Obra gráfica: Matilde Granado Belvis