documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

miércoles, 31 de enero de 2018

7 poemas de RECONSTRUCCIONES de ISABEL HUALDE






CAMPO DE REFUGIADOS

Como si una puerta giratoria
abriera la opción de otro paisaje

arriba el telón dices
alguna estrella brillará
en el escenario
un dios un abrazo un sueño…

pero eso no sucederá hoy

nuestro futuro se diluye hacia atrás
sabemos que las calles de ayer
y las calles de hoy
nunca serán las calles de mañana

el campamento se desdibuja
en linternas que parpadean y ojos febriles

de nuevo la casa en tierra de nadie
almohada diente ratón.

nos movemos. 


CUANDO TE PREGUNTEN

Los soñadores resistieron
protegiendo con sus cuerpos rotos
los cristales heridos de la memoria

-este no es vuestro país-

y los que quedaron ¿estarán vivos
o serán una sombra de otra sombra
entre los escombros de la noche?

qué harás
cuando el terror atraviese
cada latido cada célula de tu cuerpo
del alma ni se sabe

qué harás
cuando te pregunten y te digan
así que huiste así que eres un cobarde
los cobardes deben morir

y los soñadores
que protegieron con sus cuerpos rotos
los cristales heridos de la memoria
también deben morir
¿te sorprendes?

para reordenar nuestro mundo
para que tan solo nuestras cicatrices
desaparezcan.

***

Zapatos que descansan en hileras
o estallan fragmentados por el frío
antes de romperse en extraños paraísos
de reflectores
o huyen del modo en que huyen
los vagabundos de sus recuerdos
entre estelas de olor a caucho quemado
y vino agrio hasta la náusea

sabemos que las fronteras queman
como espinas en los labios

o rezan que el cielo descienda
sobre nosotros
beberemos el agua de los ríos
y descenderá el maná
como si nunca hubiéramos muerto

están los que golpearon las puertas
en áreas de silencio
de las estaciones ferroviarias

los que desataron la ira de los dioses
y murieron carbonizados

(era fácil rebelarse pero no)

los que siempre dieron la espalda a la melancolía

y nunca pertenecieron a nadie.


***

Y ahora
¿sorteamos boletos para apagar la memoria?
¿desvanecemos el mandala
para paliar inyecciones de dolor
o
giramos como derviches desnudos
desafiando los nervios de lo prohibido?

¿cómo escriben sus apellidos los mercados?
¿será posible de nuevo el shirtaky en Grecia?
¿tienen la culpa de todas las rebeliones
los escaparates?

¿quién pone de nuevo la piedra
en la honda de David
sin que suponga una estrella?

¿dónde firmo tu sentencia de muerte
dónde lavo mis manos
dónde pongo mi voz?


***

SI PUDIERAN DANZAR

La gran luna llena de agosto se acaba.
Mira cómo la arena escupe su propio polvo.

(coro) Quisimos ser alzadas en la orilla
en la que permanecen despiertas las palomas
lejos de la voz de mando de la locura
en la zanja en la que fuimos atraídas
por el olor de la pólvora.

Se morían ellas y yo no estaba
sólo hurgaba en mi propio vacío.

Si pudieran danzar … el sol se posaba ligero
sobre los hombros
sobre los vientres azuzaba ráfagas de fuego.

Pero el odio no oculta su cuchillo
y busca el camino del humo para perpetuarse

lo cuentan los coyotes lo cuentan los las estrellas
lo cuentan los silencios.

Alguien pregunta si no es que dormimos
sobre un cúmulo de ausencias y fosas comunes
la noche lo cubre todo
zanjas y más zanjas
un juego macabro de ganancias y pérdidas.

(coro) Quisimos ser alzadas en la orilla
en la que permanecen despiertas las palomas
lejos de la voz de mando de la locura
en la zanja en la que fuimos atraídas
por el olor de la pólvora.

Habría que seducir a la serpiente
bajo los cimientos de un sueño colectivo
y encender las antorchas

aunque la víbora muerda bajo la lengua
y se alce bajo un cielo ensangrentado
no sumar desolaciones a la tristeza

¿qué hemos hecho con la vida?.



Si pudieran danzar … hacia dónde
dirigirían sus cabezas los cuerpos apilados

los adioses congelados al borde del olvido.

(coro) Quisimos ser alzadas en la orilla
en la que permanecen despiertas las palomas
lejos de la voz de mando de la locura
en la zanja en la que fuimos atraídas
por el olor de la pólvora.

***

RECONSTRUCCIONES


El insomnio cae a plomo sobre la tierra
como si la gente no tuviera que dormir
suspendidos los sueños

ayer antes y después
la guerra
tras la guerra de los muyahidines

en las colinas de Zanabad
manos viudas levantan paredes de adobe
contra el desamparo
los golpes se multiplican
el barro y el agua se multiplican

yo soy la mujer que levanta una ciudad
frente a las prohibiciones
solo arena encontrarás en mis labios

me llamo Bibikoh la del cuenco vacío
ojo cercenado por la metralla

soy la mujer que intuye el olor del jazmín
entre los escombros
atravesada por el brillo de mi único ojo
trazo coordenadas por encima de los acantilados

yo soy la voz usurpada de las mujeres sin boca

soy la hija de la reconstrucción de todas las guerras

Bibikoh me llamo.

***

LA ALAMBRADA

Lo hermoso no necesita disfraz

buscar la puerta o resolver el enigma
con el que otros
hubieran podido atravesar
-fatídica atracción-
el metal infranqueable

destello de la alambrada que vigila
más allá del extrañamiento
o los designios de los pequeños dioses

lo hermoso no necesita disfraz
abrir los ojos a la certeza
de que este país
río
o gangrena de su sangre
también les pertenece. 


Isabel Hualde. Reconstrucciones. Ed. Vitrubio, 2017

2 comentarios:

  1. "Reconstrucciones" como intento de restituir lo que nunca debió ser dañado. Nuestra voz contra las alambradas y las guerras. Contra el feminicidio. Me acompañaron en el camino Isabel Rivas, Teresa Ramos, Marina Aoiz, Iosu Moracho y Mikel Sanz. Gracias, Antonio Orihuela, por el trabajo de difusión.

    ResponderEliminar
  2. Un hermoso libro de Isabel Hualde que araña, que te zarandea y que, uniendo su voz al coro, lanza un grito desgarrado sobre nuestra indiferencia. Gracias Isabel.

    ResponderEliminar